Dialoguemos…

Vivimos en una sociedad donde se priorizan argumentos, narraciones y versiones relacionadas a situaciones violentas, maltrato generalizado, familias disfuncionales, parejas en conflicto y complementariamente rígidas, donde hay padres ineficaces e intolerantes, con hijos adolescentes. Desde mi experiencia profesional y personal, sólo pretendo que “Terapia familiar sistémica” sea un espacio para crear mundos posibles, tolerantes y amorosos. Y es precisamente esa tolerancia y amor que impulsó a dos de mis hijos, el mayor y la menor, Renzo y Valeria, abogado uno, fotógrafa la otra, a ayudarme con este blog. Sin ellos y sin ustedes, queridos lectores, este diálogo desde el sótano no sería posible.